Estrategias de Innovación

En este blog puedes leer muchas razones sobre lo importante que es innovar para ti, para las empresas, para el sector público, para todos.

El tema es conseguir tiempo, sin embargo, esta realidad debe ser vista desde la perspectiva de la productividad, que te permita dejar de preocuparte sobre el “cómo aprovechar tu tiempo”, y que a su vez te permita trabajar sin dejar de buscar lo que quieres, aunque sean cinco minutos diarios. También debes saber que el proceso de innovación tiene sus técnicas, partes de una idea que debes nutrir y desarrollar para perfeccionarla, presentarla y aplicarla (Una idea innovadora suelta es un título, y es sólo eso, por lo que alguien puede desarrollarla sin contar contigo).

Para lograr esos espacios debes reformular el cómo planteas tu trabajo diario.

  1. Visión General (Big picture and where we are going).

En primer lugar, seas quien dirija a las personas o pertenezcas al equipo de trabajo, debes conocer los objetivos generales (hacia dónde vamos), debes saber tus metas y cómo contribuyen a ese proyecto de largo y mediano plazo.

  1. Día a día (Lights, focus and action).

Prepara tu lista de tareas, quizá semanal, y de ella escoge por prioridad las que harás este día, para que, en concordancia con tus objetivos generales y específicos, cumplas con los plazos, para luego ejecutarlas una tras otra conservando el foco. Esta lista debe estar en continua revisión, deberás ir recopilando nuevas tareas, decidir cuáles harás hoy y cuáles en otro momento, si son tuyas o debes delegarlas, quizá sea importante darle clasificación por tema, área o proyecto, y volver a revisar para el próximo día. Tu mente se sentirá descargada, y tu más feliz para trabajar cuando sepas que has listado todo lo que representa una tarea que hacer. En otro momento os explicaré cómo manejar mejor tus acciones y sacar tiempo de donde crees que no lo hay.

  1. Focaliza tu mente (To focus on).

Para mantener el foco sobre cada acción diaria debes tener un método de trabajo con ciclos contabilizados para trabajar hincando los codos y para descansar, bajarle las revoluciones a tu cabeza y volver a acelerar con el mismo ímpetu. Esto también te lo explicaré más adelante en otro post, y además qué hacer con las interrupciones, citas, y todo aquello que no entra ni en la lista de acciones, ni en tu ciclo de enfoque.

Lo cierto es que este cambio te ayudará a lograr una mayor eficacia, a organizar tus acciones, ser eficaz y rescatar tiempo para eso que quieres desarrollar, esa gran idea que mejorará algo y que no te has dado el respiro para conseguir concretar. Que sepas que esto también se aplica a tu equipo de trabajo, y es mucho mejor hacerlo con otros.

Y no te olvides de revisar El Viaje de la Innovación – Gestión de la Innovación

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail