Comunidades de Práctica

Trabajar en equipo es a todas luces fundamental para toda organización intensiva en conocimiento, la gran mayoría lo son, y seguramente donde estás trabajando lo es. Pero no “grupos de trabajo”, pensar en un equipo (como los de fútbol) donde cada participante es pieza fundamental con roles, responsabilidades y acciones a ejecutar.

Un equipo de trabajo no solamente debe estar integrado y sincronizado, además las personas que le componen han de compartir metas, información, decisiones, estar unidos en un foco común.

Estructura de Gestión de Conocimiento, trabajo personal, en equipo, en la empresa.
Estructura de Gestión de Conocimiento, trabajo personal, en equipo, en la empresa.

Para ellos deben cumplirse ciertas condiciones:

  1. Estar informados del objetivo a largo plazo.
  2. Estar comprometidos con los objetivos a mediano que permitirán alcanzar ese foco global.
  3. Saber qué rol juegas en la estrategia para alcanzarlos.
  4. Conocer el avance y alcance de tus acciones, y las de cada persona con los que les compartes.
  5. Tener un plano general de avance de todos.

En este sentido hay que tener formas de compartir el saber de cada uno, sus aportes y avances, mejorar la relación de interdependencia y de lo que puede ejecutarse de forma independiente.

Para ello se deben estructurar y desglosar las formas de actuar de manera productiva (personal y del equipo), y siempre pensando en (porque lo tenemos claro):

  1. Lo que necesita la organización que hagamos.
  2. Lo que debe aportar el equipo a la organización.
  3. Mi aporte en todo ello y cómo engrana con las metas del equipo.

También debemos tener claro que gran parte de la estrategia (personal/equipo/organización) debe estar apalancada en su mayoría en la gestión de conocimiento, sus metodologías y herramienta para que nos aporte a todos y todos aportemos. Esto se puede visualizar en la imagen descriptiva que se muestra en el principio del artículo (la cual también iremos desgranando en próximas publicaciones de este blog).

Factores para llevar adelante este trabajo, debe comprenderse desde dos perspectivas:

1. La organización personal.

De forma individual se plantean retos importantes para llegar a tiempo a todas nuestras tareas y cumplir con el funcionamiento personal e integral del propio equipo.

Tengamos en cuenta que existen metodologías específicas y software especializado, entre ellos GTD (Getting Things Done / Hacer las cosas / Resolviendo las cosas), para ello y otros métodos de organización propia se debe tener la intención y sólo preocuparte por aplicarla, no agobiarte por la tecnología que debe servirte a ti (nunca viceversa, porque adecuarse a un software no es lógico, por ende no te sirviría).

2. La organización en equipo.

Como adelantamos en párrafos previos, el equipo debe cumplir una serie de requisitos para funcionar de forma eficiente (objetivos comunes, roles y tareas claras, comunicación constante, sincronización de esfuerzos, apoyos interpersonales). Esto también lo desgranaremos en futuros capítulos.

Entonces, quedan como tareas pendientes, escribir en detalle sobre: cada elemento de la gráfica, la organización personal y la organización en equipo.

Todo lo antes expuesto permitirá crear islas de trabajo colaborativo y sincronizado, sin embargo existen herramientas más profesionales permiten hacer lo mismo a nivel de empresa, donde cada grupo mantiene una estructura propia y trabajo conjunto, pero la organización parece quedar por fuera (aunque no sea así del todo), pero la misma debe estar en capacidad de observarlos a todos nosotros en la medida que se quiera compartir o así se decida por la empresa, como la plataforma KITE, Propónlo, Aprende y/o Transfiere (Tecnologías específicas para la Gestión de Conocimiento aplicado).

Os emplazo a próximas publicaciones para ahondar en lo que nos hemos comprometido.

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail