Comunidades de Práctica

Normalmente nuestra labor diaria pasa por trabajar en equipo, haciéndose necesario colaborar de forma sincronizada, como una maquinaria bien engrasada.

Para conversar sobre el tema que se aborda debemos comenzar por comprender la diferencia entre grupo y equipo. Entonces, para poner un ejemplo fácil, lo podemos ver desde la perspectiva de un equipo de fútbol donde comparten una meta, tiene unos integrantes con roles asignados, estrategias compartidas y conocimiento de las fortalezas y debilidades de cada integrante.

Equipo vs. GrupoGrupo vs. Equipos

Entonces, podemos ver que:

1. Un grupo: es un conjunto de personas asignadas para alcanzar un objetivo con sus habilidades y conocimientos individuales, bajo la coordinación de uno de los integrantes.

2. Un equipo: Acá la palabra clave es organización; donde es un conjunto de personas organizadas alrededor de una meta con la convicción de que son alcanzables, y que sobre sus fortalezas, aportan de forma sinérgica la combinación de talentos, conocimientos y habilidades.

Primeras pinceladas para un equipo productivoQUÉ TIENE UN EQUIPO DE TRABAJO

Para iniciar un proyecto con buen pie, debemos arrancar pensando en el trabajo colaborativo y el espíritu de equipo, esa reunión inicial o de punto de ruptura, para conocer en qué nos apoyamos para cumplir con los objetivos sobre nuestras fortalezas y debilidades.

Luego, en esa reunión, dejar la impronta de esta filosofía de trabajo, sobre una metodología de trabajo ágil y que vele por el correcto desarrollo de actividades y resultados a corto, mediano y/o largo plazo (Para comprender la importancia de una metodología lo puedes revisar en el artículo «Productividad Personal: métodos y entorno productivo propio, filosofía y algo de GTD«).

En este momento debemos tener presente que la base de un gran equipo es: conocer el objetivo final, los objetivos específicos, las responsabilidades y rol que jugamos, quién de nuestro equipo (quién es quién, y qué sabe hacer, y donde podemos apoyar y apoyarnos).

Estos métodos y su suma nos ofrece sin mucho o casi ningún esfuerzo la guía para la visión, las actividades y la evolución del/los proyectos. Entonces deberemos tener comunicación frecuente y otra para el día a día que sea asíncrona y visible para todos, todos sabremos cómo vamos todos.

Previo al siguiente tema, y entrar en un nuevo camino, debemos tener en cuenta algunas cosas: Liderar un equipo, ya sea de 10 ó 100 miembros, no es fácil. Un equipo agrupa diferentes tipos de miembros, cada uno con sus temperamentos y deberemos lidiar con enfrentamientos, falta de comunicación y esto incide directamente en la productividad del trabajo.

Compendio de estrategias para un equipo de alto desempeño, y muy productivo.

Por otro lado, si se maneja con sólo un poco de tacto, puedes hacer que tu equipo consiga grandes logros y los objetivos profesionales. El tema en este punto es que debes pensar que deben trabajar como una filarmónica, al unísono, acompasados, para lograr la difícil tarea de conseguir el objetivo común (del cual hablamos al inicio).

Entonces, independientemente de cuán productivo sea tu equipo, siempre hay algunas formas en que puede incorporarse para llevar la productividad del lugar de trabajo a un nivel completamente nuevo. En este punto debemos comprender mejor la productividad y la eficiencia, aclaremos las definiciones:

  • La eficiencia significa un nivel de rendimiento que describe un proceso que utiliza la menor cantidad de entradas para crear la mayor cantidad de salidas.
  • Por otro lado, la productividad es la medida promedio de la eficiencia en la producción. Se puede expresar como la relación de las salidas versus las entradas utilizadas en el proceso de producción.

Entonces, y antes de sumergirnos en métodos y herramientas, debemos tener presentes algunas formas de acompasar a tu equipo, y seas líder o parte del mismo, debes tenerlas presentes:

  1. Que los miembros se apropien de su trabajo. Los mejores líderes entienden esto, porque das confianza. Una persona ve sus actividades de manera diferente al otorgarle el liderazgo de un proyecto, manejar la responsabilidad de una tarea, y obtener resultados terminados sin tanta micro-supervisión. Con ello te darás cuenta que estás construyendo la autoestima de alguien de tu organización.
  2. Expectativas de comunicación. Las empresas exitosas prosperar, y más aún sus equipos, con base a una comunicación efectiva. Se debe indicar qué se espera de esta comunicación, el grado de necesidad y sus tiempos (Qué se necesita, cuándo se necesita y dónde se necesita esta comunicación).
  3. Conocer a tu equipo. Las fortalezas y debilidades de cada uno de sus miembros es fundamental (en algunos casos hay que descubrirlos), y también deben ser reconocidos entre ellos para solapar sus debilidades con las fortalezas de otros. Y si tienes a una persona que le gusta pensar más allá de lo establecido, con nuevas ideas y un pensamiento expansivo, lo propio es aprovecharle presentando ideas creativas frente a clientes.
  4. Juegos en equipo, que creen equipo (lazos). La felicidad en un entorno de trabajo no es despreciable, crea camaradería y sinergia. Actividades de este tipo, hay bastantes: dibujar a ciegas, búsqueda del tesoro, verdades y mentiras, cambiar la imagen de la oficina, adornar los puestos los días de cumpleaños (hacerlo cada vez es mejor que una vez al mes), actividades sociales fuera del trabajo, etc.
  5. Software para gestión de proyectos. Esto vendrá a continuación, para lograr todo lo que estamos hablando (excepto los juegos para crear equipo).
  6. Incentivos y elogiar un buen trabajo. Esto no hay que explicarlo mucho, lo que si hay que explicar es que son cosas pequeñas pero que determinen y socialicen quién lo ha hecho bien. Pero nunca caer en crear rivalidades al ser por ejemplo un objeto que posea alguien cuando lo hace bien, lo mantiene y luego se le podría dar a otro.
  7. Dar espacio. La marcación férrea y vigilancia continuada (o microgestionados), no es eficiente y muchas veces perturbadora. Recuerda que esa persona está contigo porque tiene grandes habilidades para desempeñar sus tareas, y lo mejor es dejar que haga las cosas a su manera (la tuya no siempre es la perfecta y hay que saber ver los resultados como el punto de vista que debe tener). Para esto hay que definir claramente las responsabilidades laborales y expectativas. Hay que salir de su camino, aclara de inmediato sus dudas y permite que trabaje con compañeros que le permitan reforzar sus debilidades y obtener mejores resultados.
  8. Retroalimentación, comentarios mutuos y soluciones conjuntas. Esto viene solo con el método SCRUM. Y que debes ser el aceite del engranaje, debes dar tu opinión preguntarles qué podría hacer para ayudarlos a mejorar (normalmente en este método las soluciones vienen de compañeros, pero esta pregunta debe existir).

«La productividad en equipo es como hornear una tarta, los ingredientes correctos (las personas) deben reunirse y combinarse»

Hasta acá el primer artículo sobre «Productividad: Equipos de trabajo de alto desempeño, al estilo ICA2», en siguientes entregas ahondaremos en detalles sobre esos métodos, herramientas y tips.

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail