Comunidades de Práctica

Efectivamente, el post trata la idea que te transmite el título, el horror de las comunidades de vecinos.  Sin embargo, en la gestión del conocimiento empresarial predominan los proyectos que buscan articular comunidades, ya sean comunidades de conocimiento, de aprendizaje, de práctica, entre otros.

Factores de éxito en la articulación de comunidades

El diseño de estos proyectos requiere factores clave de éxito para evitar un ambiente como el del rellano de Montepinar:

  1. Aspiración corporativa general.

Una organización es un sistema, no una suma de departamentos. Las comunidades deben tener una aspiración de carácter sistémico. En caso contrario, cada vecino mira por su piso y no por el bloque.

  1. Objetivos vinculados al “negocio”,

Los objetivos vinculados a la razon de ser del negocio conlleva a tener claros las metas estratégicas de la organización. Hacia dónde se quiere ir y qué papel juega la comunidad en esos propósitos resulta fundamental para evitar tomar decisiones cortoplacistas, que son más impulsos que buenas reflexiones en las que se piensa sobre el futuro.

  1. Definición de procesos.

Teniendo en cuenta que la comunidad integra un marco de actuación en el que el valor se obtiene de la creación, desarrollo y gestión del conocimiento del colectivo sobre la base a la actitud colaborativa de sus miembros. La comunidad no es de unos pocos (que suelen ser los mismos). La conducta de los “aprovechados” suele minar la proyección futura de las comunidades.

  1. Establecimiento de roles.

Identificar los roles con el que determinar responsabilidades que permitan asumir compromisos bajo una pauta de ética y solidaridad, saliendo de los esquemas del mero cumplimiento como son los del turno (ahora te toca a ti) o realizar lo mínimo (voy a hacer lo imprescindible).

  1. Considerar impactos generales y particulares.

Al posicionamiento de la “ganancia” de la comunidad, hay que sumarle “qué ganan los que participan” en ella y “qué no ganan los que no participan”. El reconocimiento e incentivo son básicos para motivar comportamientos.

Conoce más de estos factores de éxito a través de nuestros servicios de consultoria en gestión de conocimiento.

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail