Gestión de Buenas Prácticas

Mejorar la seguridad en el ámbito operativo, minimizar los incidentes y realizar una gestión proactiva de los riesgos, son aspectos que mantienen una relación directa con el análisis e intercambio de experiencias (lecciones aprendidas) y el desarrollo de mejores prácticas.

Así mismo el desarrollo de las labores de mantenimiento en plantas e instalaciones, se ve exponencialmente enriquecido si producto de dicha labor, se fomenta la trazabilidad, preservación y divulgación del aprendizaje que se ha obtenido en cada una de las actividades que se desarrollan, especialmente en sectores industriales que gozan de plataformas tecnológicas maduras y compartidas.

Algunas razones:

  • El error como fuente de mejora. Cada error aporta información y conocimiento útil que debe ser sistematizado y preservado, pero sobre todo divulgado y asimilado para evitar reincidencias e iniciar procesos de revisión que puedan conducir a la mejora de protocolos y capacidades.
  • Las mejoras “forma de hacer” como fuente de eficiencia. La definición de “manuales” operativos, o procedimientos, son un primer paso en cuanto al desarrollo de conocimiento de referencia para el cumplimiento de actividades se refiere, pero sólo es en el campo de la aplicación y la ejecución cuando esos manuales se ponen a prueba, y precisamente allí cuando podemos identificar, consolidar y replicar “buenas prácticas” para fomentar la homogeneidad en las formas de actuación y propiciar que sean “las mejores” formas las que se apliquen para así generar eficiencias y asegurar una operación confiable y segura.

Todo esto hace pertinente y necesario el impulsar una dinámica para facilitar la trazabilidad (registro, organización, preservación, difusión, renovación) de buenas prácticas y lecciones aprendidas, que estimulen el desarrollo de cultura de intercambio (quiero aportar lo que sé y quiero aprovechar lo que han hecho otros), para que a partir de allí se puedan generar impactos de valor, por ejemplo:

  • Potenciar una cultura Interdependiente de Seguridad (traslado de experiencias operativas de seguridad y mantenimiento de una planta a otra).
  • Mejorar los niveles de gestión de riesgos (análisis de incidencias como agente de prevención).
  • Mejorar la sistemática de investigación y el análisis de los incidentes (desarrollo de pautas de intervención basadas en la experiencia).
  • Mejora de las condiciones del capital humano (revisión y mejora de protocolos a partir del aprovechamiento de buenas prácticas).
  • Maximizar el cumplimiento de los protocolos, normativas y recomendaciones (desarrollo de espacios de divulgación, formación y aplicación de contenidos de referencia).

Algunas consideraciones:

Ambos elementos (la lección aprendida y la buena práctica) se plantean como instrumentos para la sistematización y consolidación de conocimiento útil en la organización, pero es su adecuado tratamiento el que maximizará su aprovechamiento, por lo que se hace necesario tener presente las siguientes definiciones y consideraciones:

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail