Gestión del Talento

En ICA2 nos encontramos inmersos en la impartición de una de nuestras formaciones más dinámicas y enriquecedoras: Alejandría.

El programa Alejandría plantea un itinerario que pretende desarrollar pensamientos y hábitos en los participantes a través de lecturas clave.

Uno de los libros seleccionados a tal efecto es el llamado “Inteligencia Emocional en la Empresa”, de Daniel Goleman.

¿Cuáles son los motivos por los que es importante la IE en la Empresa?

  • Tener inteligencia emocional nos permite reconocer nuestros estados emocionales y los de las personas con las que trabajamos.
  • Los miembros de un equipo emocionalmente inteligentes tienen una mayor satisfacción laboral y contribuyen a crear un mejor ambiente de trabajo.
  • La inteligencia emocional compartida mejora los procesos de trabajo y también los resultados del trabajo.

En el libro, el autor enumera las aptitudes fundamentales que constituyen la Inteligencia Emocional, a saber:

  • Conciencia de uno mismo: capacidad de reconocer y comprender nuestros estados de ánimo, emociones e impulsos.
  • Autogestión: capacidad de controlar y/o redirigir nuestros impulsos y estados de ánimo perturbadores.
  • Motivación: pasión por trabajar por motivos que van más allá del dinero o el status. Propensión a perseguir objetivos con energía y perseverancia.
  • Empatía: capacidad de comprender la configuración emocional de otras personas.
  • Habilidad Social: dominio de la gestión de relaciones y creación de redes.

Para cada una de las aptitudes anteriores, Goleman, explicita las señas de identidad que las definen:

Conciencia de uno mismo Autogestión Motivación Empatía Habilidad Social
Confianza en uno mismo. Fiabilidad e integridad. Ganas para alcanzar los objetivos. Experiencia en la creación y conservación del talento. Efectividad a la hora de liderar el cambio.
Evaluación realista de uno mismo. Comodidad ante la ambigüedad. Optimismo. Sensibilidad multicultural. Poder de persuasión.
Sentido del humor crítico con uno mismo. Apertura al cambio. Compromiso con la organización. Servicio a los clientes. Experiencia en la creación y el liderazgo de equipos.

Es importante señalar además, que a diferencia de, por ejemplo, el coeficiente intelectual que nos viene dado y no podemos cambiar, la Inteligencia Emocional puede desarrollarse si nos comprometemos a ello.

Y tú, ¿con qué cuales de las señas de identidad anteriores te sientes identificado? ¿Cuáles deberías desarrollar? y ¿cuáles consideras imprescindibles en la empresa?.

FacebookTwitterLinkedInWhatsAppEmail