img

¿Qué, por qué, para qué?

Las dinámicas de design thinking suponen un ejercicio de configuración de propuestas de valor que posean grandes opciones de éxito entre su público objetivo, siempre partiendo de la atención de perfiles específicos de individuos y sus necesidades.

Las organizaciones necesitan rentabilizar las agendas de renovación de su oferta aprovechando métodos que permitan crear propuestas de valor ajustadas.

Las acciones de renovación de la oferta requieren de la atención sobre el comportamiento y nuevas necesidades de los segmentos o públicos objetivo.